Tik Tok y el poder de los videos virales en la economía

Augusto Valle

Hay un video en la aplicación Tik Tok que se viralizó en las redes, en donde Nathan Apodaca circulaba en su patineta tomando un jugo de arándanos mientras escuchaba la canción “Dreams” de la banda Fleedwood Mac. Para los que lograron ver el video, suelen notar una sensación de tranquilidad y frescura mientras el ve la cámara con que se grababa, el ritmo pegajoso de la melodía te hace ir a tu cuenta de Youtube y buscar la canción para escucharla, hoy lo hice mientras escribía este post (acá abajo les dejo el enlace del video por si no lo han visto).

 
 

 

 

El video tan solo en 7 horas obtuvo alrededor de 2 millones de reproducciones, en la aplicación hasta el mes de octubre tenía más o menos 19 millones de visitas, debido a la popularidad del video la banda realizó una nueva versión del video.

 

La canción que fue lanzada por la banda Fleedwood Mac como el segundo sencillo del álbum Rumours en marzo de 1977, no era hasta hace unos meses algo del pasado, sin embargo, después del video se volvió top 10 en las coletillas Bilboard tras evidenciar 60 millones de reproducciones, en Spotify se ubicaba en la posición número 20 de las reproducciones para la semana del 9 al 15 de octubre del corriente año, mostrando el poder que tiene el TikTok en la sociedad hoy en día.

 

El caso de las ventas para la empresa Ocean Spray no fueron la excepción, después de que Apodaca grabara su recorrido en patineta, las ventas de la empresa se quintuplicaron y Wall Street reportaba un incremento en las acciones de la misma en la bolsa, hasta llegar a decir que alcanzaría los valores de Apple y Microsoft.

 

El video tan solo alcanza los 23 segundos y nunca fue planeado en un estudio ni indexado en una campaña de marketing por ninguna de las empresas involucradas, lo que demostró, definitivamente, es la simplicidad con la que se llega a los consumidores sin proyecciones que consideran los riesgos asociados a la crisis sanitaria por la cual estamos atravesando, los costos asociados a representación, o el costo de colocar un anuncio en TV, radio o valla publicitaria.

 

 

Dirían mis profesores de economía, eso es producto de un desplazamiento de la curva de demanda hacia la derecha ocasionado por los “Gustos y preferencias” de los consumidores, dándole vida a un producto ya muerto y que se pone de moda con este ejercicio. Sin embargo, las modas cambian demasiado pronto y en este caso la demanda responde de una forma positiva. Suele ser muy interesante el que hoy en día se estudie el comportamiento del consumidor desde las bases psicológicas, como son guiadas sus preferencias y cómo se crean nuevas necesidades día a día, y desde el plano financiero cómo poder identificar los riesgos posibles asociados a una mala campaña publicitaria, cuánto le costaría a la empresa, los factores que estarían detrás de riesgo y cómo pueden ser minimizados en la era de lo digital y la incertidumbre en los mercados.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *