A la lucha por la frontera espacial en Nicaragua, ¿Y la Niñez?

Augusto Valle

Cada año, antes de la aprobación del Presupuesto General de la República de Nicaragua, la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto hace un análisis detallado sobre las proyecciones relacionadas con los ingresos fiscales para el año, detallando así los posibles escenarios sobre los cuales se trabajará para el año siguiente. 

Como es costumbre las áreas más vulnerables del PGR son Educación y Salud, las cuales se mueven de acuerdo con la asignación presupuestal a otras áreas menos productivas dentro del aparato estatal, jugando muchas veces con la realidad a la que se enfrentan las familias que viven con algún tipo de necesidad en sus hogares y el sistema de educación (por dar un ejemplo) no les brinda el incentivo para que sus hijos se mantengan en el aula.

 

 

De acuerdo con el gráfico, la evolución del Gasto en educación como porcentaje del Gasto Total ha disminuido con los años, experimentando uno de los principales cambios en el quinquenio que va del 2010 al 2015 considerando una caída del 18%, lo que muestra la vulnerabilidad de la asignación presupuestal a este sector ante otros menos productivos. Nicaragua es el país de Centroamérica que no supera el 4% su gasto en educación como porcentaje del PIB hoy en día.

Solo el año pasado, se tenía contemplado realizar al menos 47 proyectos entre ellos mejoras a infraestructura escolar, es decir, la reparación en las aulas de clases, mejora y compra de pupitres, pizarras, etc. sin embargo, en el campo la situación es más dramática ya que en muchas escuelas no se cuenta con la suficiente iluminación para desarrollar eficazmente un plan de clases y el docente tiene que ingeniárselas para “resolver”.

 

Siguen habiendo escuelas sin electricidad aunque estas estén cerca de la vía pública, las condiciones de la escuela para que los niños y las niñas puedan ejercer su derecho a jugar son deficientes y muchas de ellas presentan un riesgo para ellos, ya que no cuentan con aceras en buen estado y el espacio es sumamente reducido lo que hace peligroso la práctica de deportes como el Football, carreras, entre otras que puedan caer en el riesgo de lastimarse con las cercas que en la mayoría de las escuelas incluye alambres y no la famosa malla.

En el año 2015 hubo un compromiso por el Gobierno por incrementar este gasto hasta el 6% como porcentaje del PIB sin embargo la tarea sigue pendiente. Mientras se sigan priorizando “otros sectores” sobre el de la educación, el capital humano seguirá siendo considerada tarea de la empresa privada, el formar a sus empleados aun con las deficiencias que acarrean de la educación básica. Puede ser que se esté llevando al país hacia la erradicación del analfabetismo pero se sigue dejando de lado las dificultades con las que estos estudiantes le hacen frente a los problemas básicos de las matemáticas crenado así analfabetos funcionales, ya que los indicadores de calidad están siendo desatendidos.

 

 

Es increíble cómo la lucha por la conquista del espacio llegó a Nicaragua, con el anuncio de la creación de una Secretaría Nacional para Asuntos del Espacio Ultraterrestre, La Luna, y Otros cuerpos celestes, y un presupuesto tan sobregirado que ni siquiera cubre las áreas más básicas y que depende mucho de los programas de agencias internacionales para su buen funcionamiento, aún con esas limitantes se intenta explorar la Luna y orbitar satélites, posiblemente, para llegar generar divisas a como lo está generando el Canal Interoceánico.

La solución del nicaragüense es esperar, sin embargo, esperar a que la empresa privada asuma el rol de catalizador de las deficiencias de la mano de obra acarreadas desde la educación básica (primaria y secundaria), esperar a que el niño por fin sea reconocido por los Estados en su Interés Superior y ese interés sea transmitido, no a través de discursos, como el del año 2015, sino en un presupuesto consciente de las deficiencias a las que se enfrenta el sistema con sus docentes día a día, en resumen, seguiremos siendo el país que menos recursos destina a Educación en 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *